Tratamiento

La higiene facial tiene como fin la mejora del aspecto de la piel eliminando las células muertas, impurezas,… Durante el tratamiento se aplican sobre la piel diferentes productos según la necesidad de cada paciente.

Preparar la piel con una higiene facial es el primer paso antes de realizar cualquier tipo de tratamiento. Una base limpia y preparada es la base para que la piel este receptiva a la hora de hacer penetrar los principios activos adecuados para cada necesidad.

Mantenimiento

Se recomienda 1 vez cada mes y medio aunque cada piel tiene necesidades concretas.