Las “bolsas” de los ojos  o una piel del párpado que “cae” sobre los ojos se pueden tratar con la Cirugía de los párpados o Blefaroplastia cuyo objetivo es normalizar la anatomía de alrededor de los ojos, para conseguir una mirada luminosa y natural. Esta intervención puede realizarse aisladamente o en combinación con otras intervenciones, como el Lifting Facial o Lifting Muscular Facial, para obtener un resultado más armonioso.

http://www.icmce.com/tratamientos/lifiting-facial-muscular/

Intervención

El paciente puede presentar uno, dos o los tres componentes anatómicos siguientes alterados, que pueden ser tratados con la cirugía:
• Exceso de piel de los párpados superiores y/ o inferiores
• Engrosamiento o hipertrofia del músculo orbicular de los párpados inferiores.
• Herniación o protusión de las bolsas de grasa o compartimentos grasos de los párpados superiores y/o inferiores, que rodean el globo ocular.

En lugar de utilizar el bisturí convencional, es posible utilizar el Láser de CO2, para disminuir la hinchazón y los moratones que aparecen durante el post-operatorio inmediato, pero aunque se utilice el bisturí convencional, el grado de hinchazón o los hematomas (moratones) no permanecen más que unos días.

Cicatriz

Párpado superior: Justo en el surco palpebral superior.

Párpado inferior: Justo en la línea de las pestañas.

En la blefaroplastia transconjuntival no hay cicatrices visibles.

Estudios preoperatorio

Analítica sanguínea y fotografías. La foto es importante en el estudio preoperatorio, para determinar la posible asimetría preexistente, la laxitud o falta de soporte de los párpados, la capacidad de lágrima, el vector del ojo en relación al maxilar, etc…, para descartar contraindicaciones y evitar posibles complicaciones.

Duración intervención

45 minutos aproximadamente.

Anestesia

Anestesia local con sedación o sin sedación dependiendo del caso.

Ingreso

Sin ingreso

Cuidados postoperatorios

Aplicación de frío en la zona el día de intervención cada 20 minutos.

Evolución postoperatoria

Las suturas suelen ser retiradas a los 5 días, y el paciente puede hacer vida normal pasada una semana. Es muy recomendable, una vez pasados unos 7 días, efectuar ligeros masajes en la zona para facilitar la acomodación de los tejidos así como el drenaje linfático manual.

Riesgos

La posibles complicaciones que pueden presentarse en la cirugía de los párpados normalmente son pasajeras (moretones, inflamación…)
La mayoría de las complicaciones que puedan presentarse son evitables si se efectúa una correcta indicación quirúrgica y si se utiliza una correcta técnica, y son tratables si se actúa con celeridad en el mismo momento en que empiecen a aparecer.