La Cirugía de las orejas u Otoplastia tratan de corregir o mejorar las alteraciones en la forma o el tamaño de la orejas, situaciones éstas que pueden crear una sensación de gran incomodidad al paciente, que incluso optará por esconderlas debajo del peinado.
Es frecuente que niños de corta edad planteen a sus padres la operación, ya que sus compañeros de escuela se burlan de ellos. La otoplastia o cirugía de la orejas puede ser efectuada a una edad temprana, sin esperar el desarrollo del niño. El objetivo de las  técnicas quirúrgicas es producir una oreja anatómicamente proporcionada y natural, restaurando o manteniendo las surcos (hélix y antehélix) y ángulos normales.

Las orejas que están notablemente despegadas con respecto a la cabeza (“orejas en soplillo”, “orejas en asa”) pueden ser situadas correctamente.

En orejas que tienen el lóbulo demasiado grande en proporción con el resto de la oreja (muy frecuente en personas de avanzada edad), es posible disminuir el tamaño del lóbulo y puede llevarse a cabo durante la intervención de rejuvenecimiento facial mediante el Lifting Facial.

Los lóbulos de las orejas en las que el agujero de los pendientes se han abierto demasiado o se han desgarrado (por el uso continuado de pendientes o traumatismos por arrancamiento de los pendientes) pueden ser reparadas mediante el cierre total del agujero, y posterior recreación pasados unos meses.

http://www.icmce.com/tratamientos/lobulo-de-oreja-rasgado/

Intervención

La incisión se sitúa detrás de la oreja, junto al pliegue que forma con la cabeza, por lo que pasa desapercibida. Existen diferentes técnicas para efectuar la otoplastia, algunas de las cuales se basan en el debilitamiento del cartílago de la oreja, que permite modificar su forma, mediante lijado o con suturas de tracción interna.

Cicatriz

Se sitúan en la parte trasera de las orejas.

Estudios preoperatorios

Analítica sanguínea, electrocardiograma, y fotografías.

Duración intervención

90 minutos aproximadamente.

Anestesia

En adultos se efectúa generalmente con anestesia local con sedación. En niños suele efectuarse con anestesia general

Ingreso

Sin ingreso

Cuidados postoperatorios

Después de la intervención es frecuente aplicar un apósito durante unos 2 – 3 días, pasados los cuales se retirará. Durante el post-operatorio es frecuente la utilización de bandas o cintas de tenista, que mantienen las orejas junto a la cabeza, durante las horas de sueño y al mismo tiempo evitan que el paciente, al dormir, pueda movilizar la zona.

Evolución postoperatoria

Al retirar el apósito las orejas pueden presentar hinchazón o hematomas