El mecanismo de acción de los Ultrasonidos se basa en su capacidad de transmitir energía. Esta energía provocará un efecto térmico, así como un efecto agitador resultando en lo que se denomina fenómeno de CAVITACIÓN o rotura del adiposito cuyo contenido de grasa será reabsorbido de forma natural por el organismo.

Los ultrasonidos constituyen una vía en el tratamiento localizado de la celulitis, que han venido experimentándose con resultados altamente satisfactorios.

Tratamiento

Duración del tratamiento

Dependerá del número de zonas a tratar. Cada zona puede necesitar 15 minutos.

Zonas

Las zonas de tratamiento pueden ser: abdomen, espalda, trocánteres, cara interna de los muslos, rodillas…

Mantenimiento

El tratamiento comienza con un mínimo de dos sesiones semanales hasta completar seis sesiones. En ese momento se valora el resultado y se pueden hacer otras seis sesiones con el mismo patrón o distanciarlas.